La Bestia Aterrizó en Vélez Sarsfield

Por Calvino Guzmán
 
            Llegamos a las 17:45 aproximadamente al estadio José Amalfitani. Ahí el escenario donde se mostró el poder de la doncella de hierro se erguía imponente. La temática era el espacio y las luces insinuaban ser una nave espacial (de hecho en un momento en el show, se dispusieron de tal forma que no era una insinuación sino una alusión directa.). Estaban todos a la expectativa, esperando a una banda que nunca falló en términos de sonido y puesta en escena, ni lo haría esa vez.
 

Barilari

            La banda solista del frontman de los amados/odiados Rata Blanca salió a escena, el público vitoreándolo. Algunos afectuosamente lo llamaban “Enano”, pero también se escucharon abucheos. Aun así, sin inmutarse el conjunto metió primera con el tema que da nombre a su última placa “Abuso de Poder”. Poderosísimo en estudio, en el vivo dicho poder se vio opacado por la pésima mezcla de sonido que salía por el P.A. La guitarra de Julián Barrett tapaba a la voz y en otro momento sucedía lo contrario. Poco a poco se fue solucionando, pero el sonido no terminó de convencer.

Foto: Metaleyewitness.com

            En cuanto a la presencia, los hermanos Barrett (el ya mencionado Julián y Pit Barrett, bajista) desbordaron actitud, ganas de mostrarse y lucirse. Adrián Barilari sonreía e increpaba al público, haciendo gala de su registro y desenvolviéndose en ese cancionero arrollador.

            Llegó “Egoman” y la mezcla pareció asentarse a un nivel más aceptable, transcurriendo con una furia y poder geniales. Nuevamente desbordaron actitud y el público lo agradeció. Finalizando el show, de la mano de “Sin Escrúpulos” y al hilo “Cazador”, la banda se despidió invitando a la presentación que harían en el Ateneo y a disfrutar del show de la Doncella de Hierro.

Kamelot

             Tras una introducción de cantos gregorianos, el Power Metal norteamericano por antonomasia tomó el escenario y arremetió contra el público con “Ghost Opera” del disco homónimo, como punta de lanza. Pero, había sorpresas: para empezar, Roy Khan, fue reemplazado (alegando una situación medica) por el vocalista de Rhapsody Of Fire, ¡Fabio Lione!

            La mezcla de Kamelot sonó mejor, pero tuvieron problemas. Al principio, la ESP Eclipse de Thomas Youngblood se ahogó entre teclados y voces. Varios temas después, sonaron acoples que provocaron silbidos desde el publico. Esos silbidos se callaron al salir Simone Simons (¡otra sorpresa!), la cantante de Epica a compartir el escenario con Lione. Vale decir, que la mezzo-soprano estaba hermosa y sonó acorde.

Foto: Miluta Flueras

            Los norteamericanos repasaron fundamentalmente la trayectoria de los últimos 4 álbumes, concentrándose fundamentalmente en “The Black Halo” y “Karma” pero a su vez tronando canciones de los discos “Epica” y “Ghost Opera”. Sonaron canciones como The Haunting (donde salio Simons),  y Forever, para cerrar con la brutal “March Of Mephisto”, recordada por la aparicion de Shagrath de los black metaleros Dimmu Borgir en su versión de estudio.

Iron Maiden

             Alrededor de las 21, minutos más, minutos menos sonó por el P.A. “Doctor Doctor” de U.F.O. la banda favorita de Steve Harris. Todo fanático medianamente conocedor de los gustos de la banda, sabia que en breve comenzaría el show. Se apagaron todas las luces y Vélez se sumió en tinieblas. Comenzó a sonar la atronadora línea de bajo de “Satellite 15”, y a posteriori, los fills de batería. Las pantallas mostraron imágenes del universo (en sintonía con la temática del último disco de los ingleses), junto con la cara borrosa de Bruce Dickinson cantando las pocas líneas de la introducción.

            Eran cuatro minutos de expectativa. Sonó el ultimo redoble de batería, un brevísimo silencio y BUM! la doncella de hierro salió. El público apiñado comenzó el terremoto del pogo, coreando las primeras líneas de “The Final Frontier” entre saltos y empujones.

            Si los miembros de Barilari tenían actitud, los británicos no se quedaron atrás. Dickinson correteó, Janick Gers hizo malabares con su guitarra. Adrian Smith y Dave Murray se mantuvieron sólidos en sonido y en presencia y Steve Harris guiaba la orquesta mirando al público y galopando traqueteos en su bajo Fender Precisión.

            Al hilo y sin descanso alguno, sucedieron “El Dorado” y el primer clásico de la noche, infaltable pieza “2 minutes to Midnight”. Sin pausa. Sin respiro. Solo furia.

            Llego entonces el primer rebaje de velocidad. Bruce dio la bienvenida a “la ultima frontera”, en alusión al nombre del ultimo disco de la banda. Sonó entonces “The Talisman”, también del ultimo disco. Vélez entero cantó las melodías y riffs como la tormenta que relata la canción.

Foto: Rolling Stone Argentina, Segismundo Trivero

            Con los aplausos, Dickinson decidió abordar el próximo tema. Con cierta emoción, hablo de la que fue la primera canción compuesta para el álbum. “Estamos siempre tocando frente a 40 mil personas, les decimos adiós y después les decimos hola a otras 40 mil en otro lugar” dijo.”Nunca nos olvidamos de aquel lugar que es nuestra casa” agregó. Dio así el pie para la composición más atípica del sexteto en lo que respecta al riff principal. “Coming Home”, la cual ejecutaron de manera brillante.

            En silencio, cambio el telón, con un Eddie revestido con un manto negro y sosteniendo la hoz. Janick Gers se acerco a la luz con una guitarra acústica y todos supimos que sucedería: “Dance of Death”, la segunda obra maestra de Iron Maiden a nivel compositivo. Las tres guitarras y la voz operática de Dickinson exhortaban a corear las melodías y a introducirse en violentos moshpits. Impresionante.

            Cuatro toques del hi-hat de Nicko McBrain marcaron el inicio del impetuoso “The Trooper”. Una de las agradables sorpresas de la noche fue la ausencia de los silbidos otras veces escuchados. Gers y Smith interpretaron el solo del tema, armonizando partes y dando lugar al legato veloz y espectacular de Dave Murray.

            Sinterrupciones, el fondo cambio nuevamente, para mostrar un ídolo de mimbre envuelto en llamas. Los acordes de guitarra de Smith sonaron y el público ovaciono la llegada de “The Wickerman”, la brutal pieza introductoria del hito que fue Brave New World. Mosh, saltos, pogo, cantos y gritos fueron la respuesta del público argentino ante tamaña pared sónica.

            Y ahí, nuevamente, bajo la tensión. El frontman resolvió en dirigir unas palabras antes del próximo tema. Emotivo, hablo de los problemas de Japón (donde a solo 10 minutos del aterrizaje del Ed Force One en Tokio, sucedió el terremoto por lo que tuvieron que desviarse) de Australia y Nueva Zelanda, de Libia y Egipto. A todos los unió bajo la bandera de Iron Maiden, y así, les dedico el tema siguiente incluyendo “por supuesto, también ustedes que están aquí con nosotros, esto es Blood Brothers”. Es innecesario describir el impacto.

            El escenario se oscureció y se escucharon silbidos del viento. Sonó el acorde de bajo de Harris, y se escucho la melodía simil-Pocahontas que corona a “When the Wild Wind Blows”. Nicko se mostró sólido en cada uno de los cambios de tiempo del tema, marcando el paso para cada momento de esta gran épica.

Foto: ironmaidencolombia.wordpress.com

            Finalmente, llegaron los clásicos, el viejo Iron Maiden. “The Evil that Men Do” transcurrió con la llegada del Eddie Alien, que además de su habitual juego con Janick Gers, tuvo la oportunidad de agarrar una guitarra y conformar así un cuarteto de cuerdas de acero. “Fear of the Dark” fue bestial, donde el público argentino nuevamente hizo temblar Vélez Sarsfield y finalmente “Iron Maiden”, del disco homónimo.

            Fue allí, donde el “Scream for me Argentina” tantas veces escuchado en el recital tuvo su mayor impacto. Detrás del escenario emergieron unos dedos sobre el set y con ellos la gigantesca cabeza del Eddie Alien con sus ojos rojos y los dientes afilados. No había forma de contener la alegría, la sorpresa y la fascinación.

            Maiden se despidió prematuramente. Volvieron al escucharse el grave exhorto semi-bíblico de “The Number Of The Beast” y al aparecer un minotauro/demonio envuelto en una nube de humo (¿una bengala encendida?) y luz verdes. Dickinson demostró que su voz puede todavía cantar lo que quiere y el resto de la banda sonó como en 1982, solo que con una guitarra extra.

            Finalizado el tributo a la Bestia, Murray, con la púa en su boca comenzó el sinfónico y triste fraseo que inicia “Hallowed Be Thy Name” la primer obra maestra de Iron Maiden. Dickinson emocionó, Harris galopo, Gers, Smith y Murray se lucieron y McBrain deslumbró.

            Llegó el ultimo tema, conectado directo de “Hallowed…”. Llegó aquella pieza que una vez canto Paul Di’Anno: “Running Free”. Una bengala encendida desde el campo logró que Dickinson no cantara la segunda estrofa, sin embargo, más allá de eso, la canción transcurrió con naturalidad. Entre gritos y cantos del público y el vocalista, se fueron presentando a los distintos miembros de la banda. Con un ruidoso “I’M RUNNING FREE YEAH” del publico, el conjunto retomo y se despidió de Buenos Aires. Pero Argentina quería más. Se escucharon cantos de “Una mas y no jodemos más”, pero poco a poco, se encendieron las luces del estadio y una grabación del grupo capo cómico británico, Monty Python, la conocida “Always Look at the Brighter Side of Life”, se ocupo de actuar de música de fondo mientras los fanáticos abandonaban el predio.

            Iron Maiden pasó una vez más por Argentina. Inolvidable, por su sonido, su carisma, su puesta en escena. Showmen profesionales. Hubo unas pocas fallas del sonido, pero por lo general se mantuvieron homogéneos, unidos como una banda consolidada. Los argentinos, por otra parte, quedamos a la expectativa del nuevo DVD en el cual se mantendrá para el recuerdo esta noche del 8 de abril de 2011. Una noche especial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s