Reverenciando al Mesías Leproso

Hay discos que marcan la historia, que son imposibles de desgastar, de esos que vale la pena comprar a ojos cerrados. ¿No tenés idea de cuáles son esos discos? Para eso estás en la sección indicada. Una vez por semana vas a encontrarte con una pieza de colección, atemporal, de esas que sientan las bases del género.

Y que mejor para inaugurar esta sección que un disco que marcó el thrash metal: se trata de “Master Of Puppets”, posiblemente uno de los mejores trabajos que este género ha dado en la historia (junto a gemas como “Rust In Peace” o “Reign In Blood”). Inmejorable momento para hablar de esta placa, en este su 25 aniversario.

metallica.com

… La Cosa Que Estaba Por Ser…

Corría el año 1986 y grandes cosas se gestaban en la incipiente movida thrash. Y Metallica, como el mayor exponente de la escena se preparaba para lanzar lo que sería su tercer larga duración. La tarea no era sencilla: ¿se podía igualar la furia thrashera de ese clásico instantáneo que fue “Kill Em All”? ¿Era posible superar una placa como “Ride The Lightning”, disco que parecía marcar un pico creativo en una banda que aun no soñaba con todo el éxito que tendría en años venideros? Hoy, con el diario del lunes, es fácil decir que sí, pero en su momento no resultaba una tarea sencilla.

Con la salida de “Ride The Lightning”, la banda no sólo había brindado una pieza que perduraría la mente de los fanáticos, sino que había mostrado sus primeros indicios de querer llegar a la cima del éxito. Y eso que hoy no se perdona en una banda under (Metallica básicamente lo era en ese entonces), tampoco era bien visto por los pares de la época…

Eran esas blancas cruces de Metallica!

Por eso, a todos asustó escuchar los primeros acordes que desprendía una tímida guitarra acústica que daba inicio a “Battery”. Quién sabe si fue una jodita de los amigos de Metallica, pero sin embargo no dura mucho la cara de sorpresa. En cuestión de segundos, la banda arremete con uno de esos riffs que parecen patearte directamente el pecho, con las firmes intenciones de volarte la cabeza de un golpe cuando estés tirado en el piso.

photo de Paul Natkin/WireImage

Este primer ataque a los sentidos no era todo lo que la banda oriunda de Los Ángeles, y posteriormente “fundadora” del movimiento de la Bay Area tenía para ofrecer. “Master Of Puppets”, el tema que nombra al disco; se trata de una suite de 8:35 en la que la banda demuestra su alto nivel de inspiración. La furia con la que James canta cada una de las líneas que componen la letra del tema (las cuales hablan sobre la adicción a las drogas y como te van dominando), no sería ni remotamente igualada en los posteriores lanzamientos del grupo. Kirk Hammett demuestra todo su virtuosismo con las seis cuerdas, mientras que Lars y Cliff  conforman una base sobre la que se puede construir hasta una pirámide.

El disco continua su marcha de la forma más densa (en el buen sentido che) que se pueda imaginar. “The Thing That Should Not Be” se trata de una canción inspirada en un relato llamado “La Sombra Sobre Insmouth” (1936), del escritor de culto H.P Lovecraft, quien con sus relatos de terror supo encantar a miles de quemados y amantes del ocultismo y los bichos deformes; entre ellos el gran bajista de Metallica. Y no se trata de un dato menor la devoción de Burton por los escritos de Lovecraft, ya que tuvo un peso importante en la creación de grandes clásicos de la banda (como “The Call Of Ktulu” del anterior “Ride The Lightning”, tema que habla sobre un demonio creado por la retorcida mente del escritor estadounidense). Y como para que no queden dudas, se puede escuchar en la letra del tema la frase,

Not dead which eternal lie stranger eons death may die”,

Y compararla con la del maestro del terror:

“That is not dead which can eternal lie, And with strange aeons even death may die”,

Oración que, dicho sea de paso, también aparece en la portada del mítico “Live After Death” de los muchachos de Iron Maiden. Yendo estrictamente a la canción, este tercer track del álbum nos muestra a un Metallica lejos de la velocidad innata del thrash metal, acercándonos a una banda más intima si se quiere; con uno de esos riffs bien gordos y poderosos acompañados por las líneas de bajo de un inspiradísimo Cliff Burton en este, su último trabajo antes de mudarse de barrio.

En “Welcome Home (Sanitarium)”, Metallica sigue con las referencias a clásicos de la cultura, en este caso a la película basada en el libro “One Flew Over The Cuckoo’s Nest” (1975), la cual lleva el mismo nombre. “Sanitarium” (a secas, para los amigos), narra la historia de un individuo encerrado en una institución mental, su sufrimiento y su creciente locura; algo que se ve reflejado en el in crescendo desde el inicio hasta el final del tema. En palabras del propio James Hetfield, esta canción viene a ser el “Fade To Black” de “Master Of Puppets”. Hetfield declaró en una entrevista a “Guitar World” del año ’91 que como había funcionado bien una canción lenta en el disco anterior, intentaron hacer lo mismo en esta placa. También dice que el riff es “prestado” de una banda, aunque prefiere que permanezca anónima…

Uno de los picos más altos (y favorito personal) de este tercer álbum de Metallica es el quinto tema del disco: “Disposable Heroes”. Se trata nada más y nada menos que de una pequeña enciclopedia de cómo tiene que ser el thrash: sucio, agresivo y políticamente incorrecto. Uno no puede más que sucumbir ante tamaña muestra de energía, aun hoy en día, que el tema volvió a los setlist de la banda. Furia, furia y mas furia, sin concesiones, con una letra cargada de crítica contra el sistema militar estadounidense que toma a los jóvenes como simples peones en sus guerras; lacayos que deben cumplir la voluntad de quienes los manejan sin ningún tipo de escrúpulos. La bata al palo, el bajo afilado como las violas, y un riff de la puta madre; dicen casi literalmente, que si no se te mueve el piso o se te eriza la piel con esta obra maestra de poco mas de 8 minutos, el metal no es lo tuyo. Dato curioso: el tema fue tocado por primera vez en septiembre de 1985, única vez en que pudo ser ejecutado por Cliff Burton.
“Leper Messiah” sigue el orden de la placa. Se trata de un tema de una calidad instrumental tal, que para los fans es de las más significativas canciones tocadas por Cliff. Además, de la mano de este tema llega la controversia… se dice por ahí que Dave “el colo” Mustaine, reclamó haber creado el riff principal de este tema… quien sabe, lo cierto es que el líder de Megadeth después creo grandes glorias también y ya se debe haber olvidado de esta cuestión (sobre todo ahora que Metallica y Megadeth son bandas amiga$$$).

Siguiendo con el asunto, “Orion” es una muestra de los matices de un grupo que maduró muchísimo desde aquel lejano “Kill Em All”, y es donde más se nota la mano de Cliff Burton. Se trata de una canción instrumental en la que la banda pasa de la velocidad a tiempos más calmos con una naturalidad, calidad y buen gusto envidiables. Sin duda una de las piezas clave y más “de culto”, de esas que la banda recuperó en sus shows en vivo.

Por último (pero no menos importante), “Damage Inc.” evoca la destrucción y la violencia sin sentido, no solo desde sus liricas sino también desde la potencia sonora. No hay mejor manera que cerrar un disco clásico como con un tema extremadamente furioso, digno de los grandes reyes del Thrash.

The end of passion play…

Muchas cosas se pueden decir de “Master Of Puppets” y el contexto en que se creó y sobre lo que siguió: la desafortunada muerte del bajista Cliff Burton. La banda continuó la gira (posteriormente compiló lo que sería el “Cliff Em All” un registro único, en el que se podía ver a la banda a pleno en sus últimos momentos). Y el camino se siguió extendiendo a lo largo del tiempo. Llegaron otros discos, alguno se transformaría en nueva gloria (“..And Justice For All”) otro marcaria el inicio del camino hacia la perdición thrashera de la banda (el álbum negro…  hay que aclararlo?), aunque se convertiría en el disco de iniciación de muchos metaleros; y otros pasarían desapercibidos para los más cerrados fans del género (“Load” y “Reload”). Sin embargo, “Master Of Puppets”, al igual que los dos primeros lanzamientos de la banda, pasaría a ser mucho más que un buen disco de heavy metal; se transformó en un hito en la carrera de una de las bandas más grandes de la historia del rock. Todos fueron mentes maestras: Lars, James, Kirk y Cliff parieron una de las placas más recordadas de la joven historia del metal. Y por eso hay que sonreír, y decir salud por los 25 años. Y agradecer por la magia y talento destilado en este disco… maestro Cliff, que estés en la gloria.

metallica.com

Fecha de salida: 3 de marzo de 1986.

Producido por: Metallica y Flemming Rasmussen.

Grabado en: Sweet Silence Studio, Copenhague, Dinamarca.

Sello: Elektra Records.

Se consigue edición local?: obvio, media pobre pero al menos no tiene marquito blanco.

Lista de temas:

1.- “Battery” (James Hetfield, Lars Ulrich) 5:12
2.- “Master of Puppets”(James Hetfield, Lars Ulrich, Cliff Burton, Kirk Hammett) 8:35
3.- “The Thing That Should Not Be” (James Hetfield, Lars Ulrich, Kirk Hammett) 6:36
4.- “Welcome Home (Sanitarium)” (James Hetfield, Lars Ulrich, Kirk Hammett) 6:27
5.- “Disposable Heroes” (James Hetfield, Lars Ulrich, Kirk Hammett) 8:16
6.- “Leper Messiah” (James Hetfield, Lars Ulrich) 5:40
7.- “Orion” (Cliff Burton, Lars Ulrich, James Hetfield) 8:27
8.- “Damage, Inc.” (James Hetfield, Lars Ulrich, Cliff Burton, Kirk Hammett) 5:32

Datos adicionales: algunas ediciones cuentan con bonus tracks en vivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s